sábado, 28 de noviembre de 2009

FELICIDAD



No me gusta ser feliz por obligación. Defiendo el derecho de los ancianos a recluirse en un cenobio o en su pueblo con su vaca Margarita.

Hay que desmontar con urgencia la industria que se ha creado para entretener a los jubiletas. Quien pretenda recolocar a los pensionistas debe responder de sus actos ante Pedro Botero. Garrote vil para los psicólogos que teorizan sobre la conveniencia de mantener los vínculos sociales hasta el día en que uno la palme. Cada cual con su cada cuala, el mundo se desliza, la vida se resbala. 
Flaubert: “Ser estúpido, egoísta y estar bien de salud, he aquí las tres condiciones que se requieren para ser feliz. Pero si os falta la primera, estáis perdidos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.