domingo, 1 de noviembre de 2009

JOYAS DE OTOÑO



Tan preciados son, y tanto cuestan,
que las hongueras hoy en las joyerias se encuentran.

3 comentarios:

  1. Cierto es que los precios de las setas este otoño son desalentadores Manuel, pero ¡ummmm, que ricas!
    Dejo en tu blog esta receta con níscalos (esne gorri o ziza gorri en el País Vasco, mízcalo o nízcalo en Castilla, níscalo o robullón en Andalucía, rovelló o pinatell en Cataluña, robellón u hongo royo en Aragón.
    Necesitarás: medio kilo de níscalos, un pimiento rojo, un par de cebolletas tiernas, 5 dientes de ajo, perejil picado, medio kilo de patatas nuevas, dos hojas de laurel, sal, pimienta negra y una pizca de pimentón dulce.
    ¡A cocinar!
    Después de limpiar cuidadosamente los níscalos, ponemos al fuego el aceite de oliva virgen. Mientras se calienta, picamos finamente un par de cebolletas tiernas y el pimiento verde. Rehogamos primero la cebolla, a los diez minutos añadimos el pimiento verde.
    En sartén aparte ponemos 5 dientes de ajo muy picados. Antes de que se doren, añadimos los níscalos partidos en trozos y salteamos la mezcla cinco minutos, añadiendo al final el perejil picado.
    Para acabar el guiso añade las patatas, el laurel, pimentón dulce y sal y pimienta al gusto.
    Cúbrelo de agua y deja que se haga a fuego lento media hora.
    Si tienes suficiente tiempo, paciencia y amor, deberías pasar esta media hora haciendo movimientos de vaivén con la cazuela, como si fuera un pil pil. Si eres de los alborotados o de los impacientes, haz puré unos trozos de patata que habrás sacado del guiso, añadiéndolos de nuevo a la receta con el fin de engordar la salsa.
    Y de postre, otra maravilla que nos trae el otoño: una exquisita granada.
    Ya me dirás...

    ResponderEliminar
  2. Hola, felicitaciones por el blog, es muy interesante y ameno.
    Saludos desde
    http://leyendas-de-oriente.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. MUCHAS GRACIAS A OZ Y A SUS LEYENDAS DE ORIENTE.
    ENTRAREMOS EN SU BLOG PARA APRENDER SERENIDAD Y ESTOICISMO.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.