viernes, 20 de agosto de 2010

SEDUCIR POR SEDUCIR

(fotos del autor)

Röhmer lleva razón: «Somos viejos cuando ya no sentimos la necesidad de seducir. Seducir por seducir…no importa cómo acabe…».

Ámbar, cuando estaba con un hombre, siempre mantenía la voluntad de preservar su soledad. Para mí lo peor ha sido, y es, aguantar a los que de ella se enamoran. Alguien, y tengo un sospechoso muy prometedor, ha corrido el rumor de que yo entiendo a fondo a Ámbar y que soy su único confidente. Por ello, y desde hace tiempo, nunca hablo de ella con nadie. Sólo conmigo mismo, cuando bebo. Ya no somos inocentes.

El amor será, es, efímero. Pero, en verdad, yo quiero a Ella desde Atapuerca.

8 comentarios:

  1. Ámbar tiene que ser una mujer muy enigmática, seductora y bella , que ha conocido a un seductor , con arte y con maña. El tiene más seducción que ella es más mayor ,que la sabe escuchar , y tiene el arte de seducir en sus venas y la sabe hacer feliz con su ,naturalidad ,su saber estar , su mesura ,su discreción su gallardía , su suspense, por su atrevimiento, romanticismo por ser como un niño y sobre todo la sabe seducir con la palabras , como ningún otro hombre en su justo momento, con su mayor arte de seducción es un casanova o un don juan empedernido pero encantador ,es el hombre de su vida y ella la mujer de sus sueños.

    Solo falta dar el paso y irse a vivir juntos, pues beber no es la solución y la verdad se dice cuando se bebe ,solo necesitas no estar tomado, hablar con Ámbar del tema que le da vueltas en la cabeza , y decirle que la quieres desde Atapuerca, a lo mejor ella también lo quiere desde entonces y están perdiendo un tiempo maravilloso en el amor, con la seducción de los dos , y ya pasan a la acción......

    Manuel me encanto tu entrada de: Seducir , por seducir.
    Te sigo leyendo y comentando los post estimado amigo.

    Un abrazo de MA para ti.

    ResponderEliminar
  2. Me quedo con la seducción de la palabra que enamora, embelesa y hecha Arte por alguien como Manuel...

    Ah!! me quedo aussi con el "poivre sel" de tu pelo....hablando de seducción.

    Un abrazo , amigo

    Maite

    ResponderEliminar
  3. Ámbar ya está enamorada.
    Sólo falta que él se lo diga , con bebida o sin ella.
    O que se lo diga ella.Por qué no?
    Lo efímero es secundario.

    Me quedé pensando seriamente en la sentencia de Röhmer:" Somos viejos cuando ya no sentimos la necesidad de seducir...."
    Mmmmm..... Qué peligro!
    Habrá que tenerlo en cuenta!

    ResponderEliminar
  4. AMIGA CARMELA, HACE TIEMPO TUVE UNA ILUMINACIÓN CERTERA: "QUIEN PRESUMA DE ENTENDER A UNA MUJER, ES UN IGNORANTE". CONOZCO A ÁMBAR DESDE LA ÉPOCA DE LA UNIVERSIDAD Y...CADA DÍA QUE PASA ME SORPRENDE CON ALGO NUEVO. ¡VIVIR PELIGROSAMENTE!

    ResponderEliminar
  5. QUERIDA MARIANGARDI:
    ¡MÁS CORNADAS DA EL HAMBRE! BESOS

    ResponderEliminar
  6. La seducción es el despertar del instinto del cazador.
    Vivir peligrosamente también entra en la seducción o en la caza.
    Besos sin presunción.

    ResponderEliminar
  7. ¡ASI DAGUSTO!
    Rico, rico...
    ¡Que risa tía Felisa!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.