sábado, 28 de mayo de 2011

Despertar invertido


( tomé esta foto en Murcia )

Al alborear mi día, recién salido de la tercera duermevela, el portero me despierta a voz en grito :

- ¡Los bombillos de la puerta se han cruzado! No puedo entrar con el del butano.
Treinta horas después y trescientos euros menos, el cerrajero certifica que la operación ha sido todo un éxito, que mi puerta blindada ya no está desviada y que funciona por el conducto reglamentario.

6 comentarios:

  1. Fíjate, para hacerlo por la vía normal se necesitan treinta horas y si te roban lo rápido que es ¿no habrán equivocado su oficio?.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Que bien por ti ,ya todo el problema arreglado, pero el billetero a final de mes casi vació por el dichoso suceso.

    Yo he visto a los bomberos abrir la puerta de mi vecina que cerro por despiste con la llave puesta. Y fue visto y no visto jaja con un trozo de plástico de botella de Cocacola recortado, en un santi amen y después como esta mandado el cuerpo de bomberos le cobraron una pasta... por su trabajo.

    Un gran abrazo para ti amigo.

    ResponderEliminar
  3. Por suerte tuvo arreglo, me alegra por ti. No digo lo mismo de tu bolsillo que es para rabiar del dolor jaja.
    Tenemos que aprender el oficio de ladrón. El saber no ocupa espacio y este particular nos saldría gratis y el tiempo invertido sería corto y provechoso. No crees?
    Besos Manuel!

    ResponderEliminar
  4. Necesitamos un amigo de lo ajeno estos tardan menos y tal vez cuesten algo menos también
    Besos robados

    ResponderEliminar
  5. No te puedes imaginar lo que me alegra que tu puerta blindada ya no esté desviada y funcione-s por el conducto reglamentario... faltaría más!
    Mi beso invertido.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.