jueves, 4 de agosto de 2011

¿Es usted escritor? (tercera versión)


( el editor en Cuba )

La Dama De Buen Ver, o alguna mujer bajo ese heterónimo, me ha enviado un correo con su versión de nuestro encuentro en la Casa de América, que publico a continuación:

"La otra tarde, con mucha desgana, hice el esfuerzo de asistir a un encuentro literario en la Casa de América. En un rellano de la escalera del palacio de Linares, me topé con un señor de buen ver y aire de ahí me las den todas. Su cara me sonaba de algo, probablemente de algo relacionado con el mundo editorial de mi marido. Me acerqué con fingida torpeza y le pregunté:
-Me han dicho que usted escribe.

-Sí, señora, contestó el cincuentón con aparente desapego, desmentido por el brillo de sus ojos.

-Y... ¿desde cuándo lo hace usted? Mis preguntas no estaban siendo burbujeantes de ingenio pero…conozco bien a muchos escritores y a sus egos; normalmente prefieren preguntas simples para ellos responder con lucimiento.

-Pues... más o menos desde que aprendí a escribir. A leer aprendí yo solito, juntando las letras de los rótulos de los comercios de la calle que me nació. A escribir me enseñaron los libros que, a hurtadillas, tomaba de la biblioteca de mi padre.

¡Bueno, bueno!…me dije. Este tío no es tonto, utiliza bien las palabras y tiene una media sonrisa que me pone. Voy a someterle a una última prueba. Le preguntaré aquello que más cabrea a quienes escribimos:

-Bien, bien... y ¿de qué tratan sus libros?

-Señora, mis relatos tratan de lo que está escrito en ellos, es decir, del amor, de las mujeres y de la vida y de mis cosas.

Le apunté un notable en su haber. No le di sobresaliente porque parte de su respuesta es el título de una colección de poemas de Benedetti, aunque también es cierto que las personas leídas y escribidas nos utilizamos unos a otros, la mayor parte de las veces inocentemente. Un notable es suficiente para meterme en su cama.

Sonreí, deslicé en su mano izquierda un papelito con mi número de teléfono y me marché balanceando mis caderas al ritmo del mar Caribe. Mi padre siempre me decía, cuando niña, que me movía mejor que la olas. De mayor supe que la frase paterna pertenece a la letra de un bolero. Y que mi marido es un gilipollas de tomo y lomo."


( foto Isabel Muñoz )

9 comentarios:

  1. Vamos mejorando, jajaja, me encanta que te prestes a este juego y nos de para divertirnos a todos (a tí el primero, confiesa).

    Y yo digo que como la de la foto no era porque, de ser así, no nos habrías dicho ni mú, un caballero no cuenta según qué.

    Besos, me encanta, insisto.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja que bueno el escrito del correo de la señora de bandera jeje , con una mujer así como la de la foto, si te la encuentras en el encuentro literario buscándote la boca te da un infarto nada mas que de pensarlo jaja.

    Besos de MA para ti en esta tarde tranquila de agosto , donde leer tus post me divierte...

    Si lo deseas puedes entrar a leer mi post que ha nacido de mi escritura en los pensamientos en esta tarde tal cual.Gracias desde ya.

    ResponderEliminar
  3. Si el escritor pudo ponerse en los tacones de una mujer. Si ese escritor aprecia en el balanceo de caderas, la sinuosidad de una ola, entonces ese escritor hace parecer a cualquier marido un nosequé ese que dijiste al final. Excelente. Mil gracias por todas las damas de buen ver, en paso decidido hacia un tipo que se creía muy muy

    ResponderEliminar
  4. Amiga Belkys, inductora de este enredo literario, yo soy un escritor ni "muy muy, ni tan tan". Proposición Honesta: ¿Porqué no escribes tú la cuarta versión, poniéndote en la piel, por ejemplo, de una mujer asistente al sarao literario, que hubiera presenciado toda la escena entre la dama y el escritor?
    Me lo mandas por correo y lo edito con tu firma...¡Toma, te devolví tu desafío!

    ResponderEliminar
  5. María, María, en tu tierra te dirían..."Nenica, no des el follón" Tu quieres tirarme de la lengua, pero yo sé guardar un secretillo...
    ¡Eres un cielo, mi querida María!

    ResponderEliminar
  6. Ma, corazón, me voy a tu blog y te mando un montón de besos.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡¡Esta es la mejor de todas todas !!!
    Un besote para ti y mi aplauso para ella sea quien sea

    ResponderEliminar
  8. ¡Gracias 40añera! Me parece que me quedaré con tu beso y con el aplauso, con el santo y con la limosna. ¡Hale, a disfrutar!

    ResponderEliminar
  9. Jajaja! Creo que es la versión más realista -o al menos lo es, desde la mirada de una mujer-.
    No sé porqué pero todavía no escuché a ningún escritor que se precie de tal, esquivar elogios provenientes de cualquier tipo de mujer (así no decís que me obsesiono con el buen ver...)
    Mirandote pasar, como al descuido, desde la ventana de mi dormitorio...
    Tu vecina.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.