miércoles, 18 de mayo de 2011

Heliotropiquismo


( foto tomada por mí en La Habana )

Trópico, vida redonda exuberante* (tronco, muslo, fruto, palabra) mayor, media, mínima, que en cada abismo, cada columna, cada rincón, cada azotea, cada escondrijo, cada galería parece torneada, espectacular muerte pública.
* así en el original

( Juan Ramón Jiménez )

10 comentarios:

  1. Estas columnas son de orden dórico romano, aunque coincidente en molduras, es algo menos estilizado que el orden toscano. La proporción, a mi entender, es mucho más interesante en el dórico. Siempre el dórico y mejor aun si se trata del más arcaico.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Así hay que estar, juntos pero no demasiado, como los pilares, sin crecer uno a la sombra del otro.
    Hoy me vienen a la mente otras palabras de apoyo que cual columna van más allá: sostener, proteger, amparar, todas ellas muy hermosas.

    Que vuelvan los anteriores comentarios y que Francesc nos hable del dórico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Por su menor esbeltez deduzco que estas columnas son del orden dórico romano, éste aun coincidiendo en molduras con el orden toscano es mucho más elegante. Aunque el toscano sea más esbelto, prefiero siempre el dórico, mejor aún si es el dórico griego y cuanto más arcaico mejor.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  4. ¡Niña Loli, aquí tienes a Francesc, hombre cabal y sabio renacentista! ¡Gracias a ambos!

    ResponderEliminar
  5. No importa el tiempo...ahi estan....hermosas!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. He tenido un problema con el Blogger y se han perdido algunos comentarios que he hecho y algunos post de mi blog, también he perdido algunos comentarios que han dejado en mi blog.

    A propósito de lo que dice Loli, dejo una opinión sobre el arquitebe dórico:

    El arquitrabe dórico es un elemento de equilibrio. No se trata de un equilibrio en sentido absoluto, pues sufre tensiones de flexión y transmite las cargas sobre la columnata. Formalmente no es un elemento de reposo, por su molduración expresa un movimiento de abajo a arriba y sin embargo las fuerzas que transmite van lógicamente hacia abajo, ahí hay pues, un efecto de contradicción formal.

    El arquitrabe es un elemento de tránsito y debe su existencia, y se encuentra ahí donde está, en virtud de su actividad de transmisión y reparto de fuerzas.

    La consideración del arquitrabe dórico como punto de equilibrio solamente la podremos entender si nos remitimos a su función y a su situación en la estructura. Lo que se construye sobre el arquitrabe (paños de cubierta, frontones, acróteras...) gravitan sobre él y se vuelven contra él en virtud de su peso y también en virtud de esta carga, el arquitrabe se equilibra.

    Concluimos, pues, que se trata de un elemento de equilibrio y tensión al mismo tiempo y que en ningún modo puede expresar una idea de reposo.

    Nota:
    Con esta reflexión quiero aclarar las ideas a los apologistas de Gaudí.

    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  7. ¡Bravo, maestro del orden dórico heleno! No me encuentro entre los apologistas de Gaudí, ni de su Sagrada familia. ¡Donde esté una ermita del primer románico...!
    La noche oscura bloggerina nos sumió a todos en negro agujero...
    Salud y amistad

    ResponderEliminar
  8. ¡Los apologistas de Gaudí! Lagarto, lagarto.
    La Sagrada Familia es una locura panteista, un templo a la irracionalidad, una "mona de pascua", un pastelillo místico, un dislate estructural, un despropósito urbanístico, una barbaridad constructiva, un desatino oscuro, un nerviosismo de piedra, un negociete eclesiástico, una expiación de pequeños burgueses, una demencia formal, un transpantojo geométrico, una enajenación megalómana, una folía arquitectónica, una necedad existencial, una vesanía de culpas, una insensatez trasnochada...
    ¡Donde esté una pequeña villa renacentista...!
    Salud

    ResponderEliminar
  9. Amigo Francesc...¡te salió tu veta quevedesco-cultista-mediterránea! Me gustó tu santa indignación renacentista. Y me ha traído al caletre un soneto del pináculo hispánico supremo de nuestro subgénero satírico. Aquí lo pillo y aquí lo mato:

    A UN TRATADO IMPRESO QUE UN HABLADOR
    ESPELUZNADO DE PROSA HIZO EN CULTO

    SONETO

    Leí los rudimentos de la aurora,
    los esplendores lánguidos del dia,
    la pira y el construye y ascendía,
    y lo purpurizante de la hora;

    el múrice, y el tirio, y el colora,
    el sol cadáver, cuya luz yacía,
    y los borrones de la sombra fría,
    corusca luna en ascua que el sol dora;

    la piel del cielo cóncavo arrollada,
    el trémulo palor de enferma estrella,
    la fuente de cristal bien razonada.

    Y todo fue un entierro de doncella,
    dotrina muerta, letra no tocada,
    luces y flores, grita y zacapella
    (Quevedo)

    ResponderEliminar
  10. viele Grüße von Jasmin, ein schönes Foto Danke..... Sonnenschein in Deutschland, wir haben es verdient!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.