jueves, 1 de abril de 2010

CARTAS EN EL ASUNTO

Nadie debe considerarse competente en cuestiones literarias.
Es imposible encontrar una opinión más eficaz que la
crítica conciencia personal del propio autor.
El maestro Chéjov recomendaba:
Tachar sin piedad,
brevedad y
bordar sobre el papel.
Marco Aurelio, el emperador filósofo, aconsejaba:
Borrar la imaginación,
contener el impulso,
apagar el deseo y
sujetar las riendas...
Uno, en su modestia, se permite indicar a quienes preguntan:
Perdone usted a cuantos le han ofendido. Y póngase a
escribir. Sólo así, usted a solas, sabrá si sirve para ello.

2 comentarios:

  1. ¡MUCHAS GRACIAS, AMABLE AMIGA DE LA CÓLERA! ME FALTA UNO: SÓLO LOS IMBÉCILES Y LOS CHARLATANES CREEN COMPRENDERLO TODO...ME PARECE QUE LO ESCRIBIÓ CHÉJOV...

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.